MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°59 – 3/11/2016

by Memoria Activa with No hay comentarios
Etiquetas: , ,

En una audiencia mitad fallida, mitad reservada, declararon el ex capitán del ejército, Héctor Pedro Vergez y un ex agente de Inteligencia.

El primero, Vergez, torturador condenado por delitos de lesa humanidad cometidos en La Perla, durante la última dictadura cívico-militar, se encuentra detenido en Córdoba, por lo que estaba prevista su declaración por videoconferencia.

Sin embargo, las complicaciones técnicas obligaron a posponer su testimonio para el próximo lunes, ya que será trasladado al penal de Ezeiza  y podrá concurrir a los Tribunales Federales de Comodoro Py.

En los pocos minutos que se lo vio por la pantalla de la sala AMIA, el testigo no dudó en responder “Capitán Héctor Vergez” cuando se le preguntó su nombre, además de prestar juramento de decir verdad “por Dios y por la patria”.

También alcanzó a contar que al momento del atentado a la AMIA ya estaba retirado del ejército donde había trabajado en el batallón de inteligencia y que, como conocía de esa época al padre de Carlos Telleldín, lo contactaron para trabajar en la investigación. “Cuando ocurrió el atentado, fui a visitar a Jorge Acosta, amigo mio del destacamento de inteligencia, quien me presentó a Romero, un agente inorgánico de la SIDE”, aclaró.

Fue entonces, según explicó, a través del agente Romero que lo “contrataron por 12 mil dólares”.

También admitió haber visto al ex juez Juan José Galeano dos veces y supuso que a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, los conoció también.

Según Telledín, Vergez lo visitó en la cárcel y le ofreció un millón de pesos para que declarara en contra de un grupo de detenidos libaneses que no tenían conexión con el atentado. También Ana Boragni, ex pareja del doblador de autos, contó en este juicio que recibió un ofrecimiento de dinero del ex capitán para pagar una fianza por una causa de falsificación de moneda.

Como la transmisión se entrecortaba, la fiscalía pidió posponer el testimonio, solicitud a la que adhirieron las querellas y algunas defensas. El Tribunal también lo aprobó.

Sin embargo, mientras el pedido se discutía, Vergez continuó hablando sin que se le haya dado la palabra por lo que se debió cortar la transmisión. Así, al grito de “pero estos es importante, Anzorreguy me mandó a matar. Los voy a denunciar”, el represor fue silenciado hasta el próximo lunes.

Un ex agente de baja calidad

Tras un cuarto intermedio, la audiencia continuó sin público con el testimonio de un ex agente de la Secretaría de Inteligencia del Estado.

Con su testimonio, al igual que igual que otros testigos de la SIDE, dejó en evidencia el poco profesionalismo y la baja instrucción del personal que integraba el organismo cuya función es proteger a la sociedad y, en este caso particular, prevenir (no se cumplió) o investigar con seriedad el atentado a la AMIA (se hizo exactamente lo contrario).

Cuesta pensar cómo es posible que, con la baja calidad del personal de inteligencia y seguridad de nuestro país, no se hayan cometido más atentados.

Sobre el final, el Tribunal Oral Federal 2 anunció que hará lugar al pedido de la defensa de Rubén Beraja, por lo que se llevará a cabo un careo entre el ex DAIA y el periodista Raúl Kollmann. Está previsto para el jueves 10 de noviembre.

Por otro lado, el imputado Eamon Mullen pidió ampliar su declaración indagatoria y Juan José Galeano dijo, a través de su abogado, que se presentará a prestar declaración, a lo que se había negado al comienzo de este juicio.