MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°74 – 20/2/2017

by mactiva with No hay comentarios
Etiquetas: , , ,

El entonces diputado e integrante de la Comisión Bicameral Especial de Seguimiento de las investigaciones de los Atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA, Juan Pablo Cafiero declaró hoy como testigo en el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA.

 

Con una tibia autocrítica a la labor de la Comisión, Cafiero señaló algunas irregularidades, en especial en temas de seguridad e inteligencia, y contó acerca de los debates que se dieron cuando se hizo público el video en el que aparece el entonces juez Juan José Galeano negociando un pago con el imputado Carlos Telleldín.

 

El video

“Fue una sorpresa. El video hundía la investigación y había problemas de seguridad en el juzgado, algo que Galeano ya venía mencionando”, señaló y explicó algunas alternativas que barajó la Bicameral ante la situación: ”Una lectura era que quedaba todo invalidado. Otra era que si el juez grabó, es porque podía obtener algo para la investigación. Y si lo habían robado, era para que se cayera la causa. Y también estaban quienes creían que seguramente Galeano había tenido autorización para grabar”.

 

Tras la aparición pública de la grabación, se llevó a cabo una reunión -contó el testigo- con el entonces juez, quien “desmintió que fuera una catástrofe que impida el seguimiento de la investigación”. Galeano, dijo Cafiero, estaba “abatido y fastidiado por lo que ocurría”.

 

Sin embargo, la Comisión decidió dejar pasar la situación tras haber analizado la opción de un juicio político o trasladar la causa a un organismo internacional. “Nos agarramos del hilo de confianza a Galeano para que continuara al frente”, señaló el ex diputado.

 

También dijo que, en su opinión, “en una causa se cometen errores y el video había sido un error” y que “sigo pensando que Galeano puso empeño y se jugó con la causa”.

 

Sobre los entonces fiscales, reconoció no saber si tenían conocimiento acerca del video y subrayó como “estricto y con voluntad innegable” su trabajo en la fiscalía.

 

En cuanto a las querellas, aclaró que los familiares de Memoria Activa tenían una “Severa y aguda crítica. Dijeron que el video era un disparate y un acto de corrupción y anticiparon el fracaso (de la causa) casi desde el comienzo”, mientras que la dirigencia comunitaria “Justificaba el video”.

 

Críticas

Según explicó Cafiero, todas estas conclusiones acerca de la causa AMIA y la actuación de quienes participaron en ella, las obtuvo de las entrevistas que la Bicameral llevaba a cabo con el ex juez, ex fiscales, las querellas, funcionarios de seguridad e inteligencia, etc. “No accedí al expediente”, aclaró.

 

Por otro lado, dentro de la Comisión, dijo el ex diputado, se evaluó la participación de la SIDE y la Policía Federal, por temas como la desaparición de casetes y la prevención del ataque: “Fue una falla total. No tener herramientas post atentado a la embajada trajo un déficit en prevención que, cuando la investigación llega a la justicia, fracasa”.

 

Sin embargo, no apuntó directamente contra el ex presidente Carlos Menem -imputado en este juicio- y dijo, de hecho, que no cree que haya habido “intencionalidad política” vinculada a dos atentados ocurridos con el mismo gobierno.

 

Encubrimiento

En otro momento de su largo relato, Cafiero contó acerca de la reunión que la Bicameral mantuvo con el ex secretario del juzgado, Claudio Lifschitz, quien al comienzo acompañó la investigación de Galeano y luego denunció ante los legisladores serias irregularidades.

 

“Me pareció un discurso muy contundente y no parecía tener una ventaja para haber cambiado de postura. De la A a la Z cuestionó la investigación con mucho detalle y conocimiento, lo que lo convertía en un testigo calificado. Al mismo tiempo, él había obtenido la información por la confianza con Galeano y eso nos puso en un dilema”, apuntó.

 

También recordó que Lifschitz, al igual que los familiares, habló acerca de la interrupción del seguimiento de la llamada “pista siria”, que vinculaba al empresario amigo de Menem, Kanoore Edul, con el atentado. “Queríamos despejar ese punto y saber si hubo contacto desde la política para incidir en la investigación”, señaló.

 

Por último, Cafiero -a diferencia de otros integrantes de la Bicameral que defendieron al cien por ciento su labor- fue un tanto autocrítico: “Sólo nombrar el dolor de las querellas me da vergüenza por no haber llegado a nada”.

 

Nota de Memoria Activa

A pesar del giro que la causa AMIA tuvo a partir del juicio oral por el atentado, cuyo Tribunal ordenó investigar a los integrantes de la Comisión Bicameral, sorprende que ya en el JUICIO POR IRREGULARIDADES, muchos testigos en alguna medida involucrados en la desastrosa causa, continúen llamando “error” a aquello que, puesto en contexto con el resto de muchísimos otros “errores”, es el ENCUBRIMIENTO.  

 

A las pruebas nos remitimos: 23 años después del asesinato de nuestros familiares en AMIA, no hay ni un detenido, seguimos sin saber la verdad y sin tener justicia.