MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°102 – 24/8/2017

by mactiva with No hay comentarios
Etiquetas: , , ,

El ex fiscal de la causa AMIA José Barbaccia expuso hoy su defensa en el juicio por encubrimiento, que lo tiene como imputado junto a su par en la fiscalía, Eamon Mullen.

 

Así como lo mencionó en anteriores declaraciones indagatorias, nuevamente Barbaccia basó su relato -que leyó en su totalidad- en que su imputación en este juicio oral “no es jurídica sino política”, armada por y para los intereses del gobierno de turno (en referencia al kirchnerismo), estrategia que están utilizando varios de los acusados.

 

Para ello, según él, no sólo se contó con la participación de un tribunal federal (el TOF 3) que absolvió a los policías acusados por el atentado, echó a los entonces fiscales (Mullen y Barbaccia) en la etapa final de ese proceso y ordenó investigar las irregularidades. Sino que también participó el juez instructor de la causa encubrimiento Ariel Lijo, quien mantenía una relación -en palabras de Barbaccia- “promiscua” con “la fiscalía” (se cuidó de no mencionar con las críticas el nombre de Alberto Nisman), todos “influenciados por el Poder Ejecutivo Nacional”.

 

A su vez, siempre según Barbaccia, en el armado político de este caso estuvo involucrado Alejandro Slokar, entonces funcionario del Ministerio de Justicia que manejaba desde allí la postura estatal sobre el tema AMIA, y por eso -dijo el imputado- fue “premiado” por el gobierno kirchnerista con el cargo de juez de Casación.

 

Y por supuesto que tampoco dudó en meter en la misma bolsa a Memoria Activa y a sus abogados con acusaciones infundadas e irrespetuosas de una lucha independiente que lleva 23 años (cómo no esperarlo de alguien que contribuyó a que hoy no sepamos nada del peor atentado de la historia).

 

Stiuso y los policías

Por otro lado, Barbaccia habló sobre el cargo de privación ilegal de la libertad de los policías bonaerenses que se le imputa a él y a Mullen, al cual consideró  “un verdadero despropósito”.

 

Tras repasar algunas de las pruebas que, en su opinión, fundaron los pedidos de detención de los ex policías en el marco de la causa AMIA, el entonces fiscal apuntó contra Antonio Stiuso.

 

“Cree que las cosas se pruebas porque él lo afirma”, dijo sobre el espía, y explicó con ejemplos lo que él interpreta como manipulación, ocultamiento de información y desvío de la causa ejercido por el área de Contrainteligencia de la SIDE, representada por Stiuso.

 

“Fue un obstáculo más para el esclarecimiento”, señaló e hizo énfasis en la relación de Stiuso con los policías bonaerenses -en especial con Diego Barreda y Mario Bareiro- y su intención de desviar la atención lejos de la pista policial.

 

Los dichos de Stiuso respecto a que la pista bonaerense “no cerraba”, dijo Barbaccia, están basados en “motivos oscuros”.

 

Sobre los testigos-imputados

Otra de las imputaciones contra los ex fiscales es acerca de la coacción a la primero imputada y luego testigo Miriam Salinas para que declare en línea con lo que el juzgado y la fiscalía querían.

 

Barbaccia intentó quitarle credibilidad a Salinas, quien estuvo involucrada por ser cercana a Telleldín y amiga de la pareja de éste. La acusó principalmente de haber cambiado su declaración, ya que recién en la instrucción de la causa encubrimiento admitió que la habían presionado para que declare y que había firmado una declaración escrita por el mismo Barbaccia que “era una historia de terror”.

 

El imputado negó haber estado presente durante la declaración de la mujer y dijo que en ningún momento fue coaccionada.

 

Sin embargo, sí admitió que Salinas fue “legalmente detenida por el juez” y que luego, con un sobreseimiento que no estaba firme, le tomaron de todas maneras declaración testimonial. “Consideramos que no había gravamen en tomarle declaración con un sobreseimiento no firme porque no íbamos a apelar. Por eso no esperamos tres días”, explicó.

 

También dijo que si bien eso constituye una “irregularidad” en el proceso, no lo considera un “delito”: “Todos hemos visto alguna vez algo así y nunca es delito. En todo caso podría ser declarada nula. Muchas veces hay irregularidades en los procesos pero no se puede interpretar como delito”.

La semana que viene, anticipó el ex fiscal, continuará declarando acerca de la declaración pagada de Carlos Telleldín.