MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°117 – 7/12/2017

by mactiva with No hay comentarios
Etiquetas: ,

Hoy se llevó a cabo una nueva audiencia del juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA el cual, en caso de que haga falta aclarar, corresponde a la verdadera causa por encubrimiento del ataque terrorista. Aquella que comenzó tras la declaración de nulidad del expediente que instruyó Juan José Galeano con la participación de la fiscalía de Eamon Mullen y José Barbaccia, la SIDE, el Poder Ejecutivo y las fuerzas policiales.

Dicha nulidad formó parte de la sentencia del Tribunal Oral Federal 3 al absolver a los policías bonaerenses acusados por el atentado en base a una declaración arreglada y comprada a Carlos Telleldín con 400 mil dólares del Estado.

Tras el juicio oral por el atentado (2001-2004) y ante la enorme cantidad de ilícitos que surgieron en el debate, los jueces del TOF 3 ordenaron investigar los desvíos en la causa AMIA, que son los que se juzgan en este juicio oral y público.

A pesar de los años transcurridos, todos ellos de incansable y solitaria lucha por verdad y justicia, hoy los integrantes de la UFI-AMIA dieron por probadas las acusaciones contre Galeano y los ex fiscales Mullen y Barbaccia por los delitos cometidos hace veinte años.

En este caso particular, la fiscalía acreditó la autoría con responsabilidad penal de Galeano en el delitos de privación ilegal de la libertad de los policías bonaerenses con abuso funcional y agravada por la extensa duración.

Esto sumado al delito de prevaricato, por haberse desempeñado en sus decisiones con arbitrariedad a conciencia de que su accionar era contrario a la ley.

En concreto, según la fiscalía, el ex juez ordenó las detenciones de los policías bonaerenses en base a la declaración comprada a Carlos Telleldín con fondos de las arcas del Estado de manera absolutamente ilegal, a sabiendas de que esa versión carecía de valor probatorio y de que el mismo juez le había proveído al imputado de parte de la información que debía declarar.

Además, para sustentar la nueva hipótesis que apuntaba contra Juan José Ribelli como partícipe de la conexión local del atentado, Galeano produjo prueba sobre hechos ajenos a la investigación, amenazó junto a sus enviados a testigos, imputados y sus familias, omitió dejar constancia en el expediente de los testimonios que debilitaban la versión comprada, seleccionó de cada declaración sólo aquello que convenía desechando o dando por falsos otros elementos, convalidó la grabación subrepticia de imputados y testigos, y autorizó a la querella de la DAIA a entrevistarse a solas con micrófonos ocultos con uno de los imputados.

“Se encuentra demostrado que esos elementos o bien fueron intencionalmente tergiversados o fueron obtenidos de manera ilegal o eventualmente servían para corroborar hechos para los que el juez y fiscales eran incompetentes porque no eran delitos federales”, sostuvo el fiscal Roberto Salum.

Por otra parte, todas estas acciones, que puestas en contexto conforman la maniobra encubridora, no pueden haber sido posibles sin la participación primaria de los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, según dijo hoy el Ministerio Público, en particular en el delito de privación ilegítima de la libertad de los policías.

Los ex fiscales trabajaron a la par de Galeano, estuvieron al tanto del pago a Telleldín y su accionar fue “indispensable” para detener y llevar a juicio oral a autores de delitos comunes, a quienes no lograron vincular con el atentado ni siquiera con elementos falsos.

“El carácter abusivo y arbitrario de su accionar no obedece solamente al pago sino que se explica por otra cantidad de irregularidades en las que ellos tuvieron participación”, sostuvo la fiscalía a la vez que definió a los aportes de los fiscales como “determinantes”, ya que “de haber obrado de acuerdo a su rol funcional, los hechos nunca pudieron haberse desarrollado tal como ocurrieron”.

El próximo jueves desde las 10, los fiscales comenzarán a alegar respecto al desvío de la “pista siria”, línea investigativa en la que estuvo involucrado un allegado a Carlos Menem.

*Nota de color: la foto que encabeza esta gacetilla es una captura de la transmisión vía internet que realiza el Centro de Información Judicial. Valga la ironía, hoy no funcionó correctamente el sistema y el cartel de “fallo de origen” apareció de manera automática, justo en esta causa, tan fallada de origen.