MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°118 - 14/12/2017

by mactiva with No hay comentarios
Etiquetas: ,

Los integrantes de la Unidad Fiscal de Investigación presentaron hoy su versión acerca de uno de los ejes centrales del juicio por encubrimiento, el desvío de la llamada “pista siria”. En este sentido, consideraron probado su encubrimiento por parte del ex juez Juan José Galeano, del ex jefe del Departamento de Protección al Orden Constitucional, Carlos Castañeda, de Hugo Anzorreguy, entonces titular de la SIDE y del subsecretario de ese organismo Juan Carlos Anchezar. Por el contrario, sostuvieron que no surgieron elementos probatorios de la participación de Jorge “Fino” Palacios en las irregularidades de la causa y pidieron su absolución.

Lo expuesto durante todo el día corresponde al segundo tramo del alegato de la fiscalía, el cual se centró en la relevancia que tuvo la línea investigativa que involucra con el atentado a Alberto Jacinto Kanoore Edul, hombre del entorno cercano del imputado y actual senador Carlos Menem, quien se hizo presente en la sala de audiencias durante toda la mañana en compañía de sus tres abogados.

En primer lugar, el fiscal Miguel Yivoff fundamentó la acusación al ex juez Galeano por encubrir a Kanoore Edul “de manera consciente y voluntaria” y se lo atribuyó a su “complacencia con el poder de turno”.

“El ex juez demoró e interrumpió la hipótesis más seria de la causa. Hubiese sido un escándalo que un íntimo del entorno de Menem tuviera relación con el atentado y tal vez eso ayuda a comprender lo que pasó con la pista”.

Según explicó, dicha línea investigativa era relevante porque Kanoore Edul había llamado a Carlos Telleldín antes del atentado en busca de una Trafic y  tenía en su agenda los datos del iraní sospechado por el atentado Mohsen Rabbani. Además, uno de los volquetes de la empresa Santa Rita, que trabajaba con explosivos, fue ubicado en su domicilio el día del ataque terrorista mientras que otro volquete se colocó en la puerta de la AMIA el 18 de julio.

A pesar de esto, la investigación estuvo frenada meses, se pidieron las bajas de escuchas telefónicas muy rápidamente con argumentos falsos como “falta de valor informativo”, y el legajo de la pista se confeccionó dos años después de surgidos los primeros datos. Esto a diferencia de lo ocurrido con el resto de las pistas a las claras menos importantes y verosímiles: se abrieron investigaciones incluso sobre denuncias de particulares que veían como sospechosos a todo iraní que se les cruzaba, lo que el fiscal llamó con ironía “por portación de nacionalidad”.

En este sentido y tal como surge de la causa, la excusa de la falta de recursos que ensayó Galeano para justificar la demora en la investigación sobre Kanoore Edul, cae y deja en evidencia su accionar doloso.

La SIDE también encubrió

El mismo delito, explicó Yivoff, le cabe al entonces titular de la SIDE Hugo Anzorreguy y al subsecretario de Inteligencia Juan Anchezar, quienes por sus altos cargos tenían conocimiento de lo que ocurría con Kanoore Edul, y su relación con Menem y con Rabbani, con quien Anchezar se reunió en la SIDE en el marco de una actividad propia del organismo que hasta fue grabada.

Además, ambos incurrieron, según la fiscalía, en el delito de falsedad ideológica por proporcionar datos falsos en sus informes, como es el caso del documento elaborado por Anchezar en el que le da “valor negativo” a las escuchas telefónicas de Kanoore Edul, en las que se evidencia su relación con Menem.

En términos similares, el Ministerio Público consideró que Carlos Castañeda, comisario del POC, participó de las irregularidades cometidas al extraviar o hacer desaparecer casetes con las escuchas de Kanoore Edul y hasta entregárselos a la SIDE a sabiendas de que se regrabarían las cintas y se perderían los originales.

Por el delito de falsedad ideológica, sin embargo, el fiscal expresó que Castañeda debiera ser absuelto, ya que en su participación en el allanamiento irregular al domicilio de Kanoore Edul no quedó probado que actuara con el fin o bajo orden de encubrir y cancelar el procedimiento.

Lo mismo con el Fino Palacios: la fiscalía sostuvo que los elementos que surgieron en el juicio demuestran que el ex comisario no estuvo en el domicilio de Edul sino que le dio su celular a otro policía, quien participó del hecho y llamó a la familia de origen sirio libanés para alertarlos del procedimiento. Por esta razón, Yivoff pidió se lo absuelva del delito de encubrimiento y abuso de autoridad.

Si bien la fiscalía sostuvo que efectivamente se cometieron serias irregularidades durante los procedimientos relativos a Kanoore Edul, en su opinión ello es propio del nulo profesionalismo e incapacidad del personal policial pero no respondió a un fin encubridor, como sí ocurrió con la decisión tomada por el entonces juez Galeano de cancelar un allanamiento respondiendo a presiones del Poder Ejecutivo.

El próximo jueves 21 de diciembre, la fiscalía cerrará el año de audiencias con su última presentación.