MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°125 - 1/3/2018

by mactiva with No hay comentarios
Etiquetas: , ,

La querella de los ex policías bonaerenses continuó hoy con su alegato ante el Tribunal Oral Federal 2 y se enfocó en la acusación por el delito de peculado, es decir, la malversación de fondos públicos, cometido por los imputados intervinientes en la operación de soborno a Carlos Telleldín.En primer lugar, el abogado de la querella se refirió a la máxima autoridad de la entonces Secretaría de Inteligencia, Hugo Anzorreguy, imputado que tenía la mayor responsabilidad sobre los fondos del Estado que se dispusieron ilegalmente para pagarle al doblador de autos y que éste declare en contra de los ex policías bonaerenses.

En ese sentido, y dado que se logró probar que el ex secretario tenía conocimiento de que el fin de la operación era comprar una declaración falsa de Telleldín, acordada con el ex juez Juan José Galeano, los jueces deberán considerar al acusado como autor del delito de peculado.

“Es de toda evidencia que los 400 mil dólares salieron de la SIDE y que Anzorreguy sabía que se le estaba pagando para que mintiera”, dijo el abogado Juan Manuel Ubeira.

Sobre el encargado de dirigir el operativo de pago desde el organismo de inteligencia, Patricio Finnen, la querella sostuvo que su participación resulta “secundaria” y es en ese sentido en el que el tribunal debería condenarlo por el delito de peculado.

En cuanto al ex juez Galeano, Ubeira alegó que “sabía con toda claridad que era una maniobra ilícita” y que “su colaboración fue indispensable para el desvío de los caudales públicos: negoció con Telleldín los términos y el monto de la operación”, expresó y agregó: “Sin él no se hubiera podido concretar”.

Tampoco, dijo, se hubiera llevado a cabo la maniobra ilegal si quienes representaban el Ministerio Público Fiscal hubieran hecho su trabajo. Por el contrario, los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, accionaron de manera “voluntaria y consciente” y se “encolumnaron detrás de Galeano”, tal como, por ejemplo, lo demostraron al acompañarlo en la reunión con la Comisión Bicameral cuando se conoció el video en el que se ve al ex magistrado acordar la declaración falsa.

Finalmente, respecto a Rubén Beraja, ex presidente de la DAIA, acusado también por su participación necesaria en el peculado, los querellantes sostuvieron que “su aporte a la maniobra global fue imprescindible” por su apoyo y estrecha relación con el ex juez Galeano. De hecho, dijo Ubeira, “su oposición al pago hubiera podido cambiar radicalmente la historia” y por el contrario, conoció y consintió el soborno, tal como se demostró en este juicio.

A los dichos de testigos que vieron a Beraja por el juzgado en reiteradas ocasiones, incluso viendo el video de la negociación, se le suma la conducta de la querella de la DAIA tanto en el juicio por el atentado como en este. “Fueron leones ante el TOF 3” y, de hecho, se opusieron enfáticamente a que se levante el secreto de Estado para que los agentes de la SIDE pudieran declarar sobre el pago, mientras que en este juicio por encubrimiento “apenas se les escuchó la voz a los abogados”.

La pregunta es, finalizó Ubeira: “¿A la DAIA le interesa saber la verdad de este asunto?”.

El alegato concluirá el próximo jueves con el pedido de penas y, si se sigue el cronograma dispuesto por el tribunal, el lunes 12 de marzo se dará inicio al alegato de Memoria Activa.