MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°139/140 – 4-7/6/2018

by Memoria Activa with No hay comentarios

El ex juez de la causa AMIA Juan José Galeano presentó esta semana un nuevo tramo de su alegato final en el juicio por los delitos que él y otros doce acusados cometieron durante la investigación del atentado ocurrido el 18 de julio de 1994.

 

Los abogados del ya destituido magistrado, Daniel Rubinovich y Diego Álvarez Bognar, presentaron ante el Tribunal Oral Federal 2 lo que consideran pruebas que desmienten los numerosos delitos que se le imputan: encubrimiento, abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario público, prevaricato, violación de medios de prueba, peculado y privación ilegítima de la libertad de los ex policías bonaerenses.

 

Como defensa, sostuvieron que “Galeano no fue encubridor”, que “siempre buscó la verdad” y que “las acusaciones en su contra están basadas en falacias”. Insistieron con que a Carlos Telleldín se le pagó para que dijera la verdad y que, de todas maneras existieron otros elementos que sostenían la versión arreglada de los hechos, que involucraban a los ex agentes policiales.

 

Sin embargo, los abogados omitieron mencionar que ninguna de esas supuestas pruebas que ahora citan en el juicio contra los ex policías fueron tenidas en cuenta en su momento para acusar a los “responsables de la conexión local”. Es decir, en el alegato, la defensa dejó en evidencia que Galeano efectivamente actuó al margen de la ley e imputó sin pruebas suficientes a los ex policías.

 

A su vez, en el descargo, cargaron contra Carlos Telleldín, también imputado en esta causa por haber aceptado el soborno del Estado: “En este juicio Telleldín vino a mentir. Era el verdadero y único poseedor de la información. Fue siempre libre y espontáneo y nunca fue inducido a pronunciarse de determinada manera ni se le sugirió un reconocimiento”.

 

Aquí, nuevamente, evitaron mencionar lo que a las claras puede apreciarse en los videos grabados ilegalmente: se ve a Galeano señalarle al doblador de autos las fotos de los policías a los que debía acusar una vez que cobrase el dinero de la vieja Secretaría de Inteligencia.

 

Finalmente, la defensa del imputado Galeano criticó al ex espía Horacio Stiuso, quien declaró acerca del encubrimiento y la participación activa de Galeano en el mismo, y a Claudio Lifschitz, quien trabajó en el juzgado y denunció el armado de una pista policial falsa.

 

“Se encuentra acreditado que este testigo (Lifschitz) mintió hasta el hartazgo y los acusadores lo tomaron como verdadero”. Para justificarlo, usaron declaraciones testimoniales de otros empleados del juzgado que en este juicio dijeron -ostensible y sorpresivamente- no recordar nada, cuando muchos de ellos reconocieron irregularidades en el juicio anterior por el atentado (en el que se juzgaba a los policías bonaerenses y no a Galeano, su ex jefe).