MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°147/148 – 5-12/7/2018

by Memoria Activa with No hay comentarios

En la última audiencia antes de la feria judicial del juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA, la defensa del imputado Hugo Anzorreguy, ex titular de la SIDE, concluyó su alegato final ante los jueces del Tribunal Federal Oral 2.

 

La exposición resultó un intento fallido de defender al ex secretario de Inteligencia de los delitos de peculado, encubrimiento, falsedad ideológica, abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

 

Con la soberbia y mal uso de la ironía que lo caracteriza, el abogado Joao Nieto volvió a mencionar que Anzorreguy actuó en el marco de la ley cuando decidió disponer fondos reservados de su Secretaría para realizar un pago de 400 mil dólares al imputado Carlos Telleldín.

 

“Si el juez le dice al jefe de Inteligencia que está dentro del marco legal y le pide que haga lo que suele hacer, entonces no hay delito”, sentenció el letrado y siguió: “Luego, los jueces pueden equivocarse, interpretar mal las normas procesales. Ocurre que a veces son inconstitucionales. Pero de ahí no surge la comisión de un delito por parte de quien cumple con esos requerimientos judiciales”.

 

Tras toda su explicación sobre la operación de pago ilegal, sin embargo, finalmente  dijo: “Igual, hasta que no me prueben el origen de los fondos, no voy a seguir argumentando”.

 

Para sumar aún más desconcierto en su relato, volvió a arrogarse el derecho de hacer una categorización de las víctimas del atentado y además trajo a colación el testimonio del ex espía Horacio Stiuso y lo comparó con el fallecido empresario mediático Alejandro Romay, a quien por cierto -seguramente el abogado no contaba con este dato- la AMIA le entregó un premio en 2006.

 

Nieto habló también acerca del resto de los delitos, que se enmarcan en la participación de Anzorreguy en el encubrimiento de la pista que vinculaba a Alberto Kanoore Edul, allegado del ex presidente Carlos Menem, con el atentado.

 

Sobre ello, expresó que la SIDE “no sólo no encubrió a Kanoore Edul sino que la prueba producida sobre él la hizo la Secretaria”. A eso, agregó que nunca se demostró la participación del empresario textil de origen sirio libanés en el ataque terrorista y que “no tiene nada que ver con el atentado a la AMIA que al momento de los allanamientos a sus domicilios en el marco de la causa, Kanoore Edul haya ido a la Casa Rosada a hablar con el presidente”.

 

Con ello y el pedido de absolución por todos los delitos, la defensa concluyó su alegato por lo que tras la feria judicial, el lunes 30 de julio, será el turno de los imputados Eamon Mullen y José Barbaccia, ex fiscales de la causa.