MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°163 – 1/11/2018

by Memoria Activa with No hay comentarios

Dos ex comisarios de la Policía Federal presentaron hoy sus alegatos finales en el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA, en el que están siendo juzgados por el Tribunal Oral Federal 2.

 

Las defensas de Jorge “Fino” Palacios y Carlos Castañeda se repartieron la audiencia del debate oral y público y pidieron la absolución de sus defendidos. Como ya es costumbre, y en el marco del impulso al juicio político al ministro de Justicia, Germán Garavano, uno de sus asesores, Santiago de Jesús, se hizo presente en la audiencia hasta que, tras un intercambio de miradas, salió en simultáneo con Palacios.

En primer lugar, el abogado de Palacios sostuvo brevemente que el ex comisario no incurrió en delito alguno, no encubrió ni sustrajo medios de prueba y, dijo, ni siquiera estuvo presente en los allanamientos luego interrumpidos a los domicilios de uno de los principales sospechosos por el atentado Alberto Jacinto Kanoore Edul, allegado a Carlos Menem.

 

Se basó, especialmente, en el análisis de las antenas telefónicas realizado por la fiscalía,según el cual Palacios no estuvo presente aquel día.

 

“¿Cómo pueden concluir las querellas que Palacios participó de estos eventos? ¿Era Palacios el que disponía las medidas en la instrucción: examinar la agenda, mantener o no las intervenciones telefónicas, etc?”, expresó el letrado haciendo referencia a las decisiones que tomaba el ex juez de la causa, Juan José Galeano.

 

Aún, dijo la defensa, si los jueces considerasen que lo ocurrido durante la investigación se trató finalmente de un encubrimiento, “no existe intervención alguna de Palacios en el hecho y debe ser absuelto”, en línea con lo pedido tanto por el Ministerio Público Fiscal y la querella del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

 

Tras un breve cuarto intermedio, fue el turno de alegar de la defensa de Carlos Castañeda, ex comisario a cargo del departamento de Protección al Orden Constitucional (POC), acusado por los delitos de encubrimiento, abuso de autoridad, violación de medios de prueba y falsedad ideológica por los hechos que llevaron a la interrupción de la investigación de la pista que involucraba a Kanoore Edul y su entorno con el atentado.

 

La abogada de Castañeda argumentó principalmente que el imputado ya fue condenado y cumplió cuatro años en prisión por la desaparición de cassettes que eran pruebas de la causa AMIA. Por lo tanto, explicó, no se lo puede juzgar nuevamente.

 

A su vez, manifestó que Castañeda trabajó bajo las órdenes de Galeano y delegó tareas durante los allanamientos, que fueron sorpresivamente interrumpidos tras un llamado de la Casa Rosada al ex juez.

 

“Castañeda no ejecutó personalmente los allanamientos” aunque su firma aparece en los informes que, según la acusación, no representan la realidad.

 

“¿Qué querían las querellas que diga el informe? ¿Que Munir Menem llamó a Galeano para que interrumpieran los allanamientos?”, dijo con ironía la abogada y concluyó: “La acusación es insostenible”.

 

La próxima audiencia, el lunes 5 de noviembre, alegará la defensa de Víctor Stinfale, involucrado en el pago ilegal a Carlos Telleldín.