MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°165 – 8/11/2018

by Memoria Activa with No hay comentarios
Etiquetas: ,

Comenzó el último alegato del juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA. La defensa del ex presidente de la DAIA Rubén Beraja presentó hoy la primera parte de su exposición final frente al Tribunal Oral Federal 2.

 

El alegato casualmente coincidió con una resolución del juez de la causa principal AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, en la que rechazó un pedido de la DAIA y la AMIA de apartar al fiscal Roberto Salum por supuesta parcialidad en este juicio oral y público. La fiscalía pidió condenas para los imputados que la dirigencia comunitaria judía defiende con énfasis como Beraja y los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, por lo que el pedido tiene un claro fin político.

 

La abogada Valeria Corbacho leyó durante toda la jornada un alegato que no pareció estrictamente en defensa de Rubén Beraja sino en defensa de la investigación llevada a cabo por el ex juez, ya destituido, Juan José Galeano junto a la fiscalía de Mullen y Barbaccia.

 

Beraja, sin embargo, fue llevado a juicio por su participación en el delito de peculado, por haber consentido como actor definitorio un soborno de 400 mil dólares a Carlos Telleldín, entregado por la vieja SIDE y no por delitos como la desaparición de 66 casetes con pruebas o la desviación de la “pista Kanoore Edul” a la que la letrada se refirió en algunos momentos, siempre en defensa de la investigación que llevó a cabo Galeano con los ex fiscales Mullen y Barbaccia.

 

Con una descripción un tanto confusa de diversos hechos de la causa, la defensa fue resaltando las acciones de la SIDE, organismo que, en su opinión, fue responsable de entorpecer la investigación con el fin de encubrir a los entonces policías bonaerenses.

 

Dijo que la Secretaría fue responsable de la desaparición de pruebas e intentó plantar pistas falsas para desviar la atención de los efectivos policiales, quienes -según viene sosteniendo la defensa de Beraja, la DAIA, la AMIA,Galeano y los ex fiscales- son responsables de la conexión local del atentado.

 

“El objetivo de la SIDE era más grave que desviar la atención. Era plantar prueba errónea frente a aquellos que bregaban para que la causa llegue a la verdad”, expresó Corbacho.

 

Además, sostuvo que el atentado se llevó a cabo en Argentina porque era “blanco del terrorismo por las prerrogativas que daba el país para que se pudiera poner una bomba” e hizo mención a que en Estado Unidos se trabaja “mejor” en investigaciones de este tipo porque “se preserva la seguridad nacional” aunque, agregó por lo bajo, “los derechos, bien gracias”.

 

El peculado

Finalmente, la defensa dijo que “Rubén Beraja no conocía ni había tenido una lejana relación previa con Telleldín, Ribelli, Ibarria, los otros policías, ex carapintadas, Kanoore Edul e investigadores” y que se le atribuye “hablar con un juez cuando él era parte del proceso” . Por lo tanto, argumentó, si colaboró para que un imputado declare, si supo o no acerca de las negociaciones entre Galeano y Telleldín para que se ejecute un pago, no resulta relevante y “si vio algo ilícito tampoco estaba obligado a denunciarlo”.

.

“Beraja puso todo su esfuerzo para que se descubra la verdad incluso para neutralizar las pistas falsas instaladas que hasta públicamente habían sido conocidas. Al punto tal que pesa sobre Beraja una fatua. La misma sanción de venganza que anunció Irán contra el propio Galeano y fiscal Nisman, el mismo que acusó a Beraja en esta causa”.

 

El alegato concluye el próximo jueves 15 de noviembre a las 10.

*Dibujos Urgentes, por María Paula Doberti.