MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Audiencia N°173 – 25/2/2019

by Memoria Activa with No hay comentarios

El ya destituido juez de la causa AMIA, Juan José Galeano, brindó hoy sus últimas palabras frente al tribunal del juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA. Está acusado de múltiples delitos entre los que se encuentra el encubrimiento, peculado y privación ilegítima de la libertad. El jueves, se presentarán Carlos Menem y Hugo Anzorreguy y después, el veredicto.

 

Tal como ocurrió las semanas pasadas con los exfiscales de la investigación del ataque terrorista, la presentación de Galeano tampoco se correspondió con lo que deben ser las últimas palabras sino que leyó un alegato miserable

y ofensivo que, lamentamos, otra vez fue permitido por los jueces.

 

Durante casi dos horas, el exjuez federal interpeló al tribunal buscando empatía y repitió mentiras y agresiones especialmente contra los familiares, a quienes se refirió como “aplaudidores” del gobierno anterior (en el caso de la agrupación 18J) y a todos como “perseguidores de venganza e indemnizaciones millonarias” (que dicho sea de paso, sería bueno que nos cuente dónde están). “La causa AMIA es una fábrica de honorarios y este juicio es una excusa”, dijo.

 

Sus agravios fuera de ley resultan de una bajeza y un cinismo que no debe ser permitido. ¿El asesinato de nuestros familiares en un atentado terrorista es un negocio? ¿Llevar una lucha en soledad y a contracorriente de todos los poderes político, judicial y mediático genera algún tipo de ganancia económica? ¿Tanta necesidad de no referirse a las pruebas en su contra tiene Galeano que necesita recurrir a semejante falta de respeto? Parece que sí.

 

Tal como lo hizo en su declaración indagatoria durante el debate, el acusado sostuvo que hizo todo bien, que su investigación fue “monumental” y que fue difícil trabajar en su momento por la falta de recursos y sus “tan sólo 35 años”, los cuales, según él, justifican cometer la enorme cantidad de ilegalidades que llevaron a que su investigación quedara anulada por el Tribunal Oral Federal 3 en 2004.

 

Además, dijo que él y otros funcionarios judiciales, de las fuerzas de seguridad e inteligencia, son “víctimas” de un complot organizado por múltiples fuerzas como el gobierno anterior, los iraníes, Hugo Chávez, los expolicías bonaerenses y, por supuesto, los familiares de las víctimas.

 

Así, al igual que el ofensivo discurso de los exfiscales, Galeano sostuvo que las querellas nos dedicamos a operar en su contra y que no podemos ejercer  nuestro derecho a plantear interrogantes sobre un Poder Judicial que hace 25 años que no da respuestas.

 

Pretendemos que ese Poder Judicial y todas las instituciones de la democracia argentina estén a la altura de una vez por todas y nos traigan verdad y justicia a quienes luchamos incansablemente, en soledad y a contracorriente y a toda la sociedad.

 

Por eso, esperamos nos acompañen este jueves 28 de febrero a las 11 en Comodoro Py para escuchar juntos la sentencia de uno de los juicios más importantes del país.

 

¿Será la Justicia capaz de juzgarse a sí misma? Esperemos que sí porque tenemos derecho a la justicia.