MEMORIA ACTIVA


NOVEDADES

Apelamos a la sentencia del juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA

by Memoria Activa with No hay comentarios

Tras la sentencia del juicio por encubrimiento dictada en febrero de este año y tras la presentación de los fundamentos de la misma por el Tribunal Oral Federal 2, presentamos nuestra apelación contra todas las  absoluciones que consideramos injustas y para las penas bajas a los imputados condenados

 

La sentencia del TOF 2, elaborada por los jueces Jorge Gorini, Karina Perilli y Néstor Costabel,  confirmó, de manera sustancial, que la investigación del atentado a la AMIA estuvo plagada de irregularidades y “graves violaciones a los derechos humanos” cometidos por los funcionarios públicos involucrados en el caso. Según el tribunal, estos hechos formaron parte de una amplia maniobra encubridora que selló la impunidad en la causa, tal como los familiares hemos denunciado hace años. Por un lado, quedó probado que se encubrió la pista “Kanoore Edul” y, por el otro, que se desvió la investigación para acusar a un grupo de ex policías bonaerenses de ser partícipes del atentado terrorista, a sabiendas de que eran inocentes. 

 

Sin embargo, los jueces no condenaron a algunos imputados y le otorgaron penas muy bajas a otros, por lo que nos vimos en la obligación de impugnar parcialmente la sentencia. Especialmente impugnamos::

  • Las absoluciones al ex presidente Carlos Menem, al ex comisario Jorge Palacios, a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, al ex presidente de la DAIA Rubén Beraja, al entonces agente de inteligencia Patricio Finnen y a quien fuera el abogado de Carlos Telleldín, Víctor Stinfale.
  • Las penas bajas al ex juez Juan José Galeano y al ex secretario de Inteligencia Hugo Anzorreguy.

¿Por qué apelamos?

En lo sustancial, la sentencia del TOF 2 da por acreditado los hechos que formaban parte del núcleo central de nuestra acusación. Sin embargo, la decisión del tribunal de juicio de dejar afuera de la maniobra algunos hechos y algunos imputados no puede homologarse de ningún modo. Las decisiones absolutorias y también la injustificable indulgencia con la que determinan algunas penas resultan arbitrarias y deben necesariamente revocarse.

De manera  incoherente con aquello que dieron por probado y bajo una valoración de la prueba sesgada y arbitraria, los jueces presentaron un rejunte de premisas contradictorias para supuestamente explicar las absoluciones de algunos imputados.

 

El fallo omite injustificadamente  valorar numerosa e importante prueba de cargo. Como si esa prueba no hubiera existido. Tampoco se tomaron en cuenta muchísimos argumentos presentados por las querellas y la fiscalía en contra de los encubridores. El tribunal ni siquiera los mencionó para contradecirlos o rechazarlos. Como si las partes acusadoras no hubiesen dicho nada al respecto.

 

¿Por qué no refutaron la prueba? ¿Cómo es que en la misma sentencia aparecen premisas contradictorias? ¿Por qué no explicaron las razones de las absoluciones? ¿Por qué las penas otorgadas son tan bajas?

 

El TOF 2 podría haber dictado una sentencia ejemplar y no lo hizo. Perdió su oportunidad y no estuvo a la altura de las circunstancias. Como si necesitase quedar bien o salvar a algunos, negociar condenas y absoluciones con otros, ceder a presiones y terminar de una vez con el tema. 

 

Por esta razón, consideramos que la circunstancia resulta inadmisible y debe necesariamente ser revisada por la Cámara Federal  de Casación Penal.

 

Para los familiares de las víctimas el veredicto representa una vulneración del derecho a la verdad y a la justicia, derechos que esperábamos nos garantizara, de una vez por todas, este juicio. Los jueces perdieron una oportunidad fundamental de hacer historia en la causa AMIA. Si bien no es nuestro rol ni nuestra responsabilidad como familiares, parece que la historia la tendremos que seguir haciendo nosotros. Justicia, Justicia perseguiremos.